lunes, 3 de agosto de 2009

Aqui estoy por milagro




El palpito de la vida



Se me congelaban mis manos de frió
se dispersaba el rio en mi alma
Aquí estoy por milagro
y temía en la oscuridad por no acompañarme
en ese viaje ningún ser amado;

De no volver a tomar
un recorrido por este mundo;
el no tomar nuevamente las manos tibias de mi madre
y no escuchar por las noches el susurro lejano de mi padre.

Temor de no ver el despertar de cada día.
Aquí estoy por milagro
y la flor llamada memoria estaba presente.
Me encontraba queriendo quitarme
de encima la noche espesa;
surgir de el bosque de memoria frio y seco.
Se deshojaba una a una las hojas secas del olvido;
El polvo de mis cortos años se dispersaba;
a través de esa grieta oscura,
veía mi sendero oscurecer.

En la siembra, debía irme sin cosechar lo que merecía.
Mi sol de vida palpitaba fuerte queriendo seguir iluminando.
De pronto nació una vivísima chispa;
descifre entonces de donde provenía tal chispa.


Me mantenía el alma calmada;
La llama encendida se encontraba.
Me zambullía en sus palabras, mi alma calmaba;
brindando una mágica sonrisa a mi pobre esperanza.
Derritiendo el oculto hielo en mi corazón estaba.
¿Qué era o mejor dicho quien era?
¿Quién me llamaba al aferro de la vida?, ¿quién?
Simplemente era Mi Dios que me ama.


Autora :

0 comentarios: