martes, 8 de septiembre de 2009

¿Dónde está ,muerte,tu victoria.?





¿Dónde está ,muerte,tu victoria.?






La fría helada congelo tu aliento,
madrugada sobria que escondía un lamento.




Tu cuerpo frio e inmerso yace bajo esa tierra;
En la piedra de mármol tu nombre se grabo.


Termina agosto y revive en mi memoria,
aquella noche en el pasillo del hospital
cuando me dijeron que la flor de tus años se hacía marchitar.


Quedando así sola, en ese silencio miedo;
la conmoción, el dolor, y el enojo me tomaron presa.


Olvidar no he podido esa tarde de incontenible tristeza;
cuantas veces en la calle, en la casa, en el cuarto,
te he buscado y no te he encontrado.


Sin quererlo, en ocasiones siento
que este proceso de duelo no ha terminado.


Aun hasta ahora cuando llevo rosas al túmulo
lloro con rabia tu muerte;
te fuiste para emprender un nuevo camino.


Cuantas veces el sonido de aquella agonía,
Se niega a dejarme dormir;
obligándome a no seguir durmiendo
y recordándome que ya no estas aquí.


Ayer viniste a verme mientras dormía,
y como siempre solo en mis sueños me hablaste;
Entonces siendo tu un ángel
te despides de mí por unas horas
para volver a verte y respirar tu aroma solo en sueños.


Con el fin del crepúsculo se silencio tu voz;
llevo el sentimiento entumecido para soportar este cataclismo.
En esta mismidad anhelo tu permanencia,

y en mi corazón un hambre,
que se expresa ,como la resistencia, de aceptar tu inexistencia.


Atravesaste la puerta de este mundo,
¿Y yo pregunto ,dónde está, muerte ,tu victoria?
he de consolarme que ante tu ausencia;
estas lleno de amor ante la presencia de Dios,
y tu sigues viviendo en mi recuerdo y mi corazón.
Autora :


Safe Creative #1107150029611

lunes, 7 de septiembre de 2009

Vacío y frío

⇓Escuchando⇓








Vacío y Frío



¿En dónde nos encontraremos en el mediodía de la vida?
Perdí la ilusión y tú te hiciste indiferente
todo me parecía vacío, falto de sensación y frío.

Después del primer juramento apasionado de amor
llegaste tú más rápido que yo a la apreciación calmada
de no tener ganas cada día de morir el uno por el otro.

Nuestra primavera de amor ya no era una fiesta.

Olvidamos como encontrarnos en el séptimo cielo
Y después de atravesar un invierno, cómo llegar nuevamente a la primavera
Me extraviaba en un desierto horriblemente yermo y tu te hiciste indiferente.

Las sensaciones maravillosas de aquel tiempo se han cerrado con llave
han desaparecido su brillo.

¿Podré entonces esperar un poco y no pensar que todo ha terminado?, ¿y tomar entonces una decisión determinadamente equivocada?

¿Tendría entonces que tener un poco de paciencia en vez de buscar a otro acompañante o buscar la huida?
Te esperé y permanecí fiel a tu corazón
Estuve dispuesta a la invitación, al acogedor recibimiento Y a revivirte como ser amado; Pero ya no más.

Se que un buen día de forma inesperada
aparecerá una fuente en algún lugar y en mi vida empezara una nueva etapa;
Después de la etapa del desierto llegara la etapa del oasis.
Autora: